Contenido comercial | +18 | Términos y Condiciones

La adicción al juego

Los juegos de azar siempre han fascinado a mucha gente en todo el mundo, pero algunas personas se ven más afectadas por esta fascinación que otras.

Desde que existen los juegos de apuestas, existe también gente que no es capaz de resistir el encanto especial de arriesgarse y jugar más allá de sus propios límites, sin controlar su comportamiento. Esto se denomina “juego patológico” y en este artículo explicaremos qué significa, qué síntomas expresa y cómo se puede combatir.

La (adictiva) fascinación por el juego existe desde el inicio de los juegos de azar. Sin embargo, los casos concretos existen desde el comienzo de la Era Cristiana. Por ejemplo, entre los alemanes, era común apostar sus propiedades o su libertad personal en el juego.

En la Edad Media, muchos gobernantes temían los efectos del juego sobre su pueblo. Se pensaba que, sin una restricción sobre el juego, la gente descuidaría su trabajo y no podría cumplir con las obligaciones fiscales hacia la clase dominante.

En la República de Weimar, la adicción también jugó un papel importante. Los intentos de poner fin a la prohibición sobre el juego, que fue aprobada en el Reich alemán en 1872, fracasaron debido a las preocupaciones de los que estaban en el poder, que se oponían al caso.

El comienzo de la adicción

En la gente sana, ganar también hace que se active el centro de recompensa del cerebro. Al ganar en un juego, el cerebro segrega unos mensajeros neuronales llamados endorfinas, que hacen al jugador sentirse bien. Estos mismos mensajeros neuronales se emiten al tomar drogas que cambian el estado de ánimo, como por ejemplo la cocaína.

Debido a que no siempre es posible ganar, las fases en las que no hay ganancia tienen que ser superadas, ya que la conducta adictiva se fortalece aún más: como el jugador nunca sabe cuándo va a obtener ganancias, el jugador tiene ganas de seguir apostando incluso después de perder, con la esperanza de que le salga bien la próxima vez. En el acondicionamiento operativo durante el entrenamiento de animales, esta amplificación intermitente se utiliza para entrenar una particular y duradera resistencia a la conducta adictiva.

Desafortunadamente, este es exactamente el caso de los humanos, ya que la adicción, una vez desarrollada, no es fácil de tratar y a menudo los pacientes suelen recaer. De todas formas, los afectados por una adicción no deben perder la esperanza, porque aunque el tratamiento de una adicción es largo y duro, el esfuerzo merece la pena.

Tabla: Salud, problemas y conducta patológica del juego

CategoríasDuraciónDetención UsoContactos sociales
Conducta de juego saludableLa duración del juego está limitadaEl jugador puede parar en cualquier momentoEl jugador solamente usará una cantidad de dinero que no le importe perderLa vida social no se ve afectada a causa del juego
Conducta de juego problemática A veces se pierde la noción del tiempo cuando se está jugandoEl jugador no quiere parar de jugar y sólo lo hace después de resistirseOcasionalmente, se gasta más dinero del que se tenía planeadoComienza el abandono de la vida social en favor de pasar más tiempo jugando
Conducta de juego patológica El jugador suele jugar más de lo esperado o hasta que se queda sin dinero.El jugador juega cada vez más y más. Casi nunca sabe parar voluntariamente El jugador gasta claramente más de lo que puede, lo que significa que el dinero que gasta viene de alguna otra parte.Ausencia de vida social. Tan pronto como existe la posibilidad de jugar, la persona juega de inmediato.

Síntomas: ¿Cómo sé si soy adicto?

A menudo, los límites entre la conducta “normal” de juego y el “juego patológico” están muy próximos entre sí y no se puede reconocer de inmediato. De todas formas, existen algunos síntomas que sí pueden indicar una adicción al juego, por lo que las personas que pueden encontrarse en esta situación, o sus familiares, deberían tenerlo en cuenta.

Estos síntomas incluyen, por ejemplo, la necesidad de jugar una y otra vez y negar a los demás que existe una adicción. En muchos casos, descuidan su entorno sin ninguna razón aparente, y no es raro que tengan fuertes cambios de humor.

Para tratar la fuerte necesidad de jugar, la persona se preocupa de gastar mucho dinero para obtener la cantidad necesaria para seguir jugando, a veces de manera ilegal. Los problemas económicos son una parte integrante de la adicción al juego.

  • Juego frecuente
  • Desapego de los contactos sociales en favor del juego
  • Preocuparse mucho del juego (tácticas, planificación del “tiempo de juego”, etc.)
  • Incapacidad para dejar de jugar
  • Intentar compensar las pérdidas causadas por el juego excesivo
  • Ocultar o intentar dar normalidad al propio comportamiento sobre el juego
  • Problemas económicos
  • Deudas
  • Intentos legales o ilegales de recaudar dinero
  • Cambio de personalidad (inquietud, irritación, aislamiento social)
  • Un consiguiente desarrollo de la enfermedad mental (depresión, pensamientos suicidas o intentos de suicidio, otras adicciones (alcohol, drogas, etc.
  • Los síntomas de esta lista indican una conducta adictiva del juego. Incluso en un caso claro de adicción, no se tienen por qué padecer todos estos síntomas.

Las causas – Diferencias individuales

Cuando se trata de preguntarse las causas de la adicción al juego, es difícil encontrar una respuesta que valga para todos los casos. En realidad, las causas del ‘juego patológico’ varían según cada persona. A menudo, una adicción se crea a partir de sentimientos negativos como ansiedad, sentimientos de culpabilidad o depresión.

Esto puede tener su base en la infancia o en la adolescencia (por ejemplo, la pérdida temprana de un padre o un familiar, algún caso de violencia, rechazo social) o crisis sin controlar ya en edad adulta (por ejemplo, la falta de expectativa profesional y personal, situaciones de conflicto o alguna enfermedad)

Tres fases de la adicción:

La adicción al juego se puede dividir en un esquema que consta de tres fases:
La fase ganadora, la fase perdedora y la fase de desesperación. El camino a la adicción sigue estrictamente estas fases en todos los pacientes.

  1. Fase de ganancia

    La persona afectada comienza a tener contacto con los juegos de azar por primera vez. Al mismo tiempo que se alegra del éxito y fortalece la auto-confianza en sí mismo/a, las visitas al casino empiezan a ser más frecuentes. El jugador está cada vez más conectado al juego y no le importa invertir grandes cantidades de dinero en jugar. Esto desenvuelve un optimismo irreal y pensamientos ilusorios, lo que lleva a apostar cada vez mayores cantidades.

  2. Fase de pérdidas

    El juego empieza a ser una actividad muy frecuente en los ratos libres, y el riesgo se va incrementando. Con ello, también aumentan las pérdidas que la persona cree que puede recuperar de nuevo, lo que crea un círculo vicioso. En vez de las ganancias deseadas, lo que se acumulan son las pérdidas, algo a lo que el jugador quita importancia.

    Para poder seguir jugando, el jugador comienza a endeudarse, y esto también afecta a su familia y amistades. A diferencia de la tercera fase de la adicción, los afectados pueden pasar tiempo sin jugar o jugar de forma interrumpida.

  3. Fase de la desesperación

    En la tercera fase, el adicto pierde el control sobre su comportamiento en el juego. Es imposible para él fijarse una cantidad limitada de tiempo o de dinero, ya que apostará todo el dinero del que disponga, y las ganancias serán reinvertidas de nuevo en seguir jugando. Para justificar las ausencias o la impuntualidad, empezará a mentir a menudo. Para obtener el dinero necesario, el adicto considera cometer actos delictivos.

    Después de tener grandes pérdidas o intentos fallidos de dejar el juego, el adicto puede experimentar sentimientos de culpa, lo que puede desarrollar pensamientos suicidas. El completo alejamiento de la familia y de la sociedad suele ser una parte muy típica de esta fase.

El modelo de fases está confirmado – reporte de experiencias

El hecho de que la adicción al juego pueda resumirse en muchos casos en estas tres fases, se muestra en los siguientes informes de experiencias sobre jugadores afectados.
Una mujer a la que llevó muchos años admitir su adicción al juego, contó cómo empezó todo:

“Todo empezó, como suele ser normal, sin darme cuenta. Tomando algo en mi bar preferido y cinco marcas en la máquina de juego, ¡tal vez tengo suerte!, pensé. Desafortunadamente, estaba equivocada. Al principio todo era diversión y ganaba a menudo, y si no, paraba. Cada vez ponía más y más dinero en las cajas, solo por diversión. No me daba cuenta de cómo de cortas eran las ganancias y la cantidad de dinero que gastaba era cada vez más alta”.

 

Ella escribió lo siguiente sobre cómo la adicción al juego determinó su vida:

“No me sentía bien si no jugaba. En mi cabeza pensaba todo el tiempo en jugar, cada minuto que no lo podía hacer, me frustraba. Estaba día y noche pensando sólo en una cosa: ¡jugar! Por la mañana ya estaba pensando en cómo conseguir dinero para apostar. Al mediodía tenía el mismo problema, porque ya había perdido todo el dinero por la mañana. Con mentiras o vagas excusas podía encontrar los recursos económicos. Perdí muchos amigos en este tiempo, no sólo por mis mentiras. No tenía tiempo para nadie más. Decepcioné a mi familia”.

Este ejemplo muestra cómo es la adicción al juego en muchos casos: después de un comienzo fácil con algunas ganancias, el juego se convierte en una actividad muy usual en el tiempo libre, lo que finalmente lleva a la adicción y a dejar el entorno personal en un segundo plano.

El tratamiento – grupo de apoyo recomendado

Si una persona llega al punto de buscar ayuda profesional, él/ella puede tratarse en una consulta externa o en un hospital. Las terapias no son muy distintas, pero a los pacientes que necesitan cuidados más intensivos se les aconseja acudir a un hospital. Este último tarda entre 5 y 9 semanas y está vinculado a una estancia en una clínica de adicción o una institución similar. Si el paciente se trata en una clínica externa, el proceso suele llevar entre 6 y 12 meses.

Durante el tratamiento, se identifica la conducta de juego adictiva, así como la visión a largo plazo del paciente. Después, la terapia trata de identificar los motivos de la adicción – por ejemplo, problemas con la familia, en el trabajo o si padece depresión – y esto se tratará de controlar. Además, el paciente aprende conductas de confrontación hacia el problema, que le ayudarán a tener más confianza y auto-control.

También se aborda el aprendizaje sobre un manejo normal de los recursos financieros.

Además de las entrevistas individuales, las sesiones grupales también son obligatorias durante la terapia. En contacto con otros pacientes, los individuos afectados analizan las pautas de comportamiento subyacentes en sus hábitos de juego y desarrollan nuevos cambios para conseguir objetivos.

Después del tratamiento, se recomienda que los pacientes continúen trabajando en sus problemas de adicción con grupos de apoyo.

Así funciona la terapia

En el tratamiento sobre el juego, las personas afectadas tienen que saber tratar con el dinero de nuevo. Desde que se pierde el valor del dinero debido a las altas cantidades apostadas, los jugadores tienen que saber el valor de cantidades más pequeñas. La administración del dinero es a menudo entrenada en casa y en terapias ambulantes con cantidades pequeñas para el gasto diario.

Para mantener alejado el riego de una recaída, es aconsejable cambiar el antiguo entorno. El paseo por la sala de juegos o el contacto con antiguos “colegas” del casino suele desencadenar problemas de adicción nuevamente. En muchos casos, existe una fase estacionaria al principio de la terapia.

El juego es usado por los adictos para generar sentimientos de felicidad. Por eso, una parte importante de la terapia es mantener los sentimientos de felicidad y aprender conductas que también envíen mensajes positivos al cerebro. Por ejemplo, hacer deporte es una forma muy buena de sentir felicidad y éxito fuera de todo lo que rodea al juego.

Una adicción nunca se considera totalmente curada y en los jugadores adictos siempre existe el riesgo de recaer. El objetivo de la terapia es reconocer este peligro y desarrollar planes de contingencia para no caer en la adicción de nuevo.

Los pacientes afectados por la adicción al juego deben mantenerse alejados del mismo incluso después de que la terapia tuviera éxito. Igual que para una persona ex-alcohólica, el consumo ocasional de la ‘droga’ sin volver a caer en la adicción, sólo es posible para un grupo muy reducido.

Servicios de asesoramiento – ayuda sobre el terreno

Para aquellos que no están seguros acerca de sus hábitos de juego o de una posible adicción, existen muchos lugares en los que te podrás informar. Uno de estos lugares es el grupo de jugadores anónimos, una comunidad dónde se trata el tema de la adicción al juego. Ellos te aconsejan y se organizan en grupos de apoyo. Allí también podrás encontrar libros muy interesantes sobre el tema.

En muchas ciudades alemanas, existen centros especializados para la adicción y la prevención de la adicción, donde es posible obtener ayuda sobre este campo. Los afectados pueden consultar, encontrar información sobre opciones de tratamiento o unirse a un grupo de apoyo. Si quieres saber si cuentas con alguna de estas oficinas cerca, lo mejor es que busques directamente en internet. La web fejar.org ofrece ayuda para combatir estas adicciones.

CONSULTACONTACTO
Asesoramiento Onlinehttp://fejar.org/te-ayudamos/consulta-on-line/
Teléfono de contacto gratuito FEJAR900 200 225
Ayuda para combatir la adicción http://fejar.org
Material informativo para pacientes y familiareshttp://fejar.org/que-hacemos/
Información completa sobre la adicción al juegohttp://adicciones.org/enfermedad/juego/index.html

La adicción al juego no suele estar reconocido como una enfermedad por el entorno

Desafortunadamente, los jugadores se encuentran con muchos prejuicios en su entorno, lo que hace más difícil para ellos lidiar con su enfermedad. Un prejuicio muy común, es que la persona en cuestión tiene muy poca ‘auto-disciplina’. “Ponte una correa y deja de jugar” es una frase muy típica que la persona tiene que escuchar, pero que no le ayuda absolutamente en nada.

Igual que en otras adicciones, el paciente está atrapado en un círculo vicioso difícil de romper. Para vencer la necesidad de jugar, es normal necesitar ayuda profesional. Es por eso, que los afectados deben ser escuchados cuando informen de su enfermedad.

En la ICD 10, el sistema de clasificación de diagnóstico reconocido más importante del mundo, el juego está clasificado como una enfermedad poco relevante de la que se ocupan las compañías de seguros de salud.

Incluso las víctimas admiten la adicción por sí mismas demasiado tarde. Es muy común escuchar cosas como “Puedo parar cuando quiera”. Debido a la alta estigmatización social, es más difícil ser consciente de su enfermedad.

Prevención – Control estatal del juego

En Españá, el estado no se queda de brazos cruzados cuando se trata de prevenir el peligro de la adicción al juego. Desde 2015, existe la denominada “Ley de regulación del juego”, que fue firmado por el Congreso y permitió que los juegos de azar fueran restringidos para los operadores bajo estrictas condiciones.

La justificación de la supervisión del juego por el Estado está basada en la protección del jugador, y, además, por supuesto, en la lucha contra la adicción al juego. La oferta para apostar es limitada y la correcta implementación está garantizada. También la criminalidad causada por los juegos está prohibida por esta ley del juego.

No solamente el Estado, también muchos proveedores, ya sea on-line u off-line, advierten siempre de los peligros de la adicción al juego. En muchas páginas web de reconocidos casinos, casas de apuestas o loterías, podrás encontrar consejos acerca de la adicción al juego, auto-test y asesoramiento.

 

Los jugadores en riesgo pueden auto-bloquearse por sí mismos

Los adictos pueden protegerse por sí mismos voluntariamente excluyéndose del juego. En los casinos estatales, la exclusión puede producirse a petición del propio jugador y será válida por lo menos durante un año. Después, puede ser cancelada mediante una petición escrita del jugador. Debido al auto-bloqueo voluntario, los jugadores ya no son admitidos en el casino y no podrán seguir jugando más. Incluso en los casinos más serios de internet, el auto-bloqueo está permitido. Como norma, hay una sección llamada ‘Juego responsable‘ en la página web del casino, donde el jugador puede establecer un límite de depósito o estar totalmente bloqueado para jugar.

Por otra parte, en los casinos privados, no siempre tienen la posibilidad de auto-bloquearse. En este caso, al jugador se le puede garantizar un límite, pero los operadores del juego no están obligados a hacerlo, tal y como se confirmó en el debate judicial entre dos jugadores y las salas de juego Mercury. Los jugadores querían obtener un límite de apuesta emitido por la casa para que no pudieran perder más y más dinero. Los operadores de la casa de apuestas lo rechazaron y tuvieron el derecho del tribunal. Ellos pueden emitir prohibiciones a su propio juicio, pero no tienen por qué cumplir con el deseo de los jugadores.

Posibilidades de auto-bloqueo en casinos y casinos online

La creación de un sistema de auto-bloqueo es posible. Si un jugador es admitido en un casino a pesar de tener un bloqueo activado, deberá ser compensado por cualquier pérdida No es posible crear un sistema de auto-bloqueo garantizado en todos los locales de Alemania En el caso de los juegos legales en Alemania, el auto-bloqueo es posible y obligatorio por parte de los proveedores.

Los adictos al juego son buenos clientes Los proveedores de juegos de azar tienen una gran responsabilidad con los clientes, ya que la adicción al juego nunca debe ser vista como algo poco serio y puede acarrear serios problemas. Sin embargo, los jugadores adictos son bienvenidos para algunas casas de apuestas, porque, aunque sólo un pequeño porcentaje de los jugadores tenga una fuerte conducta de adicción al juego, son exactamente estos jugadores los que generan un volumen muy alto de ingresos para la casa de apuestas y son clientes muy importantes para las casas de apuestas y los casinos on-line.

Desde esta perspectiva, se puede llegar a entender que las casas de apuestas no quieran aplicar este límite, aunque también es muy dudoso aumentar los ingresos a costa del comportamiento adicto de un cliente enfermo. Sin embargo, a través de las medidas estatales para la prohibición del juego, cada casa de apuestas debe advertir de los peligros asociados al juego y debe cumplir con los requisitos de protección al cliente.

El juego on-line como un riesgo especial para los adictos

Con la legalización de los casinos en línea, es posible jugar a cualquier hora del día en internet. El registro y el depósito se pueden hacer con unos pocos clics y el cliente puede empezar a apostar. Hay una oferta casi ilimitada de casinos online y diferentes tipos de marcas de juegos.

Lo que por un lado es una ventaja y puede proporcionar horas de entretenimiento, por otro lado, es un problema grande para muchos jugadores debido a la cantidad de juegos a los que pueden acceder sin ni siquiera salir de casa, y así continuar con su adicción.

Los problemas ya presentes en la adicción al juego, como por ejemplo el aislamiento social, pueden intensificarse todavía más jugando en Internet. La posibilidad de reconocer desde fuera el problema y ayudar a la persona afectada es mucho menor con los jugadores online, ya que esta adicción la viven solos y en secreto. El hecho de que la persona afectada por la adicción tiene un serio problema puede pasar inadvertido durante mucho tiempo, y hacerse visible cuando es un problema ya muy avanzado. El adicto tiene problemas económicos serios y discriminación social.

Incluso si el jugador reconoce su problema y quiere tomar medidas al respecto, los casinos online no lo ponen demasiado fácil. Aunque exista la posibilidad de que todos los casinos online serios permitan auto excluirse del juego, hay muchos casinos online que ofrecen la posibilidad de registrarse fácilmente con otro proveedor en caso de recaída y continuar jugando allí.

En definitiva, el sistema de auto-bloqueo es útil en la lucha contra la adicción, pero no proporciona una seguridad total en caso de recaída. Quién esté realmente decidido a jugar, encontrará una vía para hacerlo. En el contexto de una terapia eficaz, por lo tanto, se deben de aprender otro tipo de comportamientos con el fin de prevenir una recaída y no volver a jugar de nuevo a pesar de la gran cantidad de ofertas constantemente disponibles.

Para proteger a los jugadores, las casas de apuestas deben cumplir con una serie de medidas estrictas. Por ejemplo, la página web del casino debe ofrecer una clara indicación de los peligros del juego. Enlaces a ofertas gratuitas y consejos para los jugadores también están disponibles en las páginas web de los casinos.

Un riesgo mayor para los hombres

El Centro Federal de estudios de la salud de Alemania trata de determinar la magnitud de la adicción al juego en la sociedad alemana, en una investigación que tiene lugar cada dos años.

Los resultados del último estudio demuestran que, aunque la participación de personas en el juego es menor, el número de jugadores patológicos no disminuye, sino que se mantiene constante. El 1.3% de los hombres y el 0.3% de las mujeres son considerados jugadores. De acuerdo con este análisis, el 1,2% de los hombres, así como el 0.3% de las mujeres, se enfrentan a una conducta de juego problemática – el precursor de la adicción.

Un total de 438.000 personas pueden estar clasificadas en estos dos estados. El grupo de mayor riesgo son los hombres de entre 18 y 20 años, aproximadamente el 9% son adictos o tienen problemas con el juego. El desempleo o problemas de fondo como la inmigración son factores que influyen. Las máquinas de juego, las apuestas deportivas o los casinos online son los lugares más comunes donde los jugadores se suelen gastar el dinero. Contrariamente a la disminución general de la participación en el juego, el número de gente que prueba las máquinas de juego está aumentando.

Juega con seguridad en el casino, salas de juego e internet

Los juegos de azar tienen un alto potencial adictivo y deben ser evitados por las personas con riesgo. Pero los juegos también pueden ser algo divertido y sin ningún peligro si se juega de forma responsable y ocasional.

Si eres afortunado, debes estar atento a una serie de reglas importantes sobre la conducta del juego, para que este siga siendo un pasatiempo entretenido y no se convierta en algo desastroso:

  • Utilizar siempre una cantidad de dinero que no necesites para otros gastos: los créditos utilizados deben considerarse como un presupuesto para el “hobby” y no como una inversión con la que lograr beneficios.
  • Establecer un límite financiero desde el principio: pensar cuánto dinero te quieres gastar al día, semana o mes, y administrarlo como quieras.
  • Establecer un límite de tiempo: No estar más tiempo del que tenías pensado, si esto significa rechazar otras actividades.
  • Hacer descansos: vuelve regularmente del juego a la realidad. Hay un alto grado de adicción en las fases de ganancias, ya que el centro de recompensas se activa en el cerebro y las altas ganancias a menudo conducen a perder la cantidad correcta. Apuestas muy altas y una conducta de juego arriesgada puede ser el resultado.
  • Revisar regularmente las listas de verificación de los centros de asesoría sobre la adicción. Si tienes una conducta de juego patológica y si es necesario tomar medidas

Cuando afecta a los familiares

Los adictos suelen admitir su problema demasiado tarde. Si alguien se da cuenta de que la persona en concreto está sufriendo cambios que indican una conducta de juego inapropiada, debe abordar el tema abiertamente, aunque el paciente lo evite.

Los muchos centros de asesoramiento deben utilizarse no sólo por los propios afectados, sino también por sus familiares.

Los jugadores adictos entran tarde o temprano en dificultades económicas debido a su enfermedad. Esto no debe ser tratado por los familiares, ya que no es una ayuda real. Debido a su adicción, los jugadores apuestan hasta que no hay más dinero disponible para seguir haciéndolo. Los préstamos o la liquidación de las deudas por parte de los familiares sólo complican la situación.

Un jugador que sufre adicción no puede ser forzado a recibir ayuda. El deseo de recibir ayuda y terapia debe salir del propio afectado. Una estancia hospitalaria sólo sería legal en caso de que exista la posibilidad de que ponga en riesgo a los demás o a sí mismo, como por ejemplo si hay intenciones concretas de suicidio.

El bloqueo en un casino puede ser solicitado no sólo por la persona en cuestión, sino también por más gente. Primeramente, se efectúa una suspensión inmediata de 14 días y la persona afectada puede comentar la situación. Después de esto, el bloqueo se cancela o se convierte en un bloqueo normal con un tiempo de ejecución de al menos un año.

De todas formas, la petición de bloqueo por terceras personas tiene un efecto muy limitado sobre el problema, porque como se dijo anteriormente, las ofertas de juego en otras casas de apuestas son casi ilimitadas, y hay muchas de ellas que no tienen la opción de bloquear al jugador. Por lo tanto, sólo es posible combatir la adicción al juego si la persona afectada realmente quiere. Sin embargo, el apoyo de su entorno familiar ayuda a mejorar las posibilidades de éxito de la terapia.

No es un problema trivial

La adicción al juego no es solamente un problema de los que sucumben a él. También los operadores de juego y los políticos tienen el deber de luchar contra el juego patológico. Es importante que continúe el trabajo de prevención y protección de los jugadores, porque, si una cosa es segura, es que los juegos de azar no deben ser vistos como algo inofensivo.

Fuentes

Luckygames.com (información y ayuda)
AG Spielucht – Charité Berlin (auto evaluación)
Federal Center for Health Education (información, consejo, ayuda)
Playing-with-responsibility.de (consulta telefónica y online, por chat, auto evaluación)
University of Hohenheim – Research Center Gambling (Investigación)
Center for Gambling Research – University of Vienna (Investigación)
Check your game (Consejo y auto evaluación)
Gamesucht-Therapie.de (Grupos de auto ayuda)
Http://www.verspiel-nicht-dein-leben.de (educación, consejo, ayuda)
Https://www.spielsucht-therapie.de/ (Consejo y auto evaluación)
Https://www.gamblingtherapy.org (Consejo y auto evaluación)
http://www.spiegel.de/panorama/spielsucht-klaeger-wollen-hausverbote-vor-gericht-erzwingen-a-1137453.html
http://www.spiegel.de/gesundheit/psychologie/spielsucht-so-werden-gluecksspielsuechtige-behandelt-a-993343.html
https://de.wikipedia.org/wiki/Pathologisches_Spiele
http://www.dimdi.de/static/de/klassi/icd-10-who/kodesuche/onlinefassungen/htmlamtl2016/index.htm